Lo oportuno de las palabras:

Que en mi País, la gente sea feliz aunque no tenga permiso.

23/3/13

La Venezuela con la que sueño

Vengo soñando, vengo anhelando y me alimento de la esperanza desde hace unos cuantos largos años. 
Aún creo que se puede, aún creo que es posible.

La Venezuela con la que sueño, es más grande de la que una vez escuché y de esa que me contaban y aún me cuentan mis Padres y Abuelos. 

Voy a empezar a dibujar este sueño:
Sueño con una Venezuela LIBRE, una sin yugo, sin dogmas políticos, donde reine la PAZ, la unión y se estrechen todos las manos.
Sueño con una Venezuela SEGURA, una en la cual la protección a los particulares impere sin distinciones, sin prejuicios. Donde burlemos la impunidad y la justicia salude a los delincuentes.
Sueño con una Venezuela EQUILIBRADA, una en la que las sorpresas no abunden y el tic toc del reloj sea una alarma que anuncie el desespero.
Sueño con una Venezuela UNIDA, una donde los colores no definan corazones y las diferencias se conviertan en razones para creer, crecer y multiplicarse en acciones sublimes.
Sueño con una Venezuela HONESTA, una en la que todos seamos reconocidos por nuestros triunfos y no por nuestro oportunismo.
Sueño con una Venezuela VICTORIOSA, una en la que nos podamos librar de todos los males y lo bueno nos persiga a nuestro paso.
Sueño con una Venezuela EJEMPLAR, una donde los titulares que nos despierten sean gloriosos y las simples palabras, no se conviertan en un trampolín a la tristeza y a la decepción.
Sueño con una Venezuela ALEGRE, una en la que las risas dibujen las calles y el esplendor de nuestros sueños y el creciente progreso, retumbe en cada esquina.
Sueño con una Venezuela OPTIMISTA, una donde el "SI" nunca esté ausente y el reflejo ante el espejo, sea el de grandes metas.
Sueño con una Venezuela RICA, una en la cual la riqueza se mida por la calidad de nuestras aspiraciones y no por nuestro conformismo.
Sueño con una Venezuela AUTOSUFICIENTE, independiente, capaz de abastecerse con sus propios recursos y el ciudadano común goce de lo que es suyo sin limitaciones.
Sueño, sueño realmente con una Venezuela BELLA, esa que resume cientos de adjetivos y puede transformarse en un verdadero diamante en bruto, que tan sólo con el tiempo como su aliado, es el sueño que todos soñamos y seguimos soñando, con el que no lograremos olvidar que llevamos tu luz, tu aroma y en nuestra sangre, la espuma del mar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada